Guaitipán: primer Observatorio de Feminicidios del Huila

Con un equipo conformado por psicólogas, estudiantes y profesoras del programa de Psicología de la Universidad Surcolombiana, nace Guatipán, un observatorio que trabaja en pro de la denuncia pública de los feminicidios y de las violencias basadas en género, VBG, que se identifican en el departamento del Huila.

Por: Yirley Pérez Rocha

Integrante de Guaitipán

El Observatorio de Feminicidios del Huila – Guaitipán, hace parte de la línea de investigación del Proyecto Violeta (Programa de prevención e intervención de las violencias basadas en género, VBG), adscrito al programa de Psicología de la Universidad Surcolombiana (USCO). Como observatorio, se realiza el seguimiento y la sistematización de las VBG identificadas en el delito de feminicidio a través del registro y análisis de los casos publicados en los diarios de prensa departamental (La Nación, Diario del Huila, Olé, etc.).

Desde el Observatorio comprendemos que un feminicidio es un asesinato a mujeres y niñas debido a su condición de género, es decir, por el hecho de ser mujeres. En tal sentido, nuestro principal objetivo es el reconocimiento a las víctimas de feminicidio en el departamento huilense, quienes sufrieron el nivel máximo de violencia de un sistema de opresión manifiesto de manera sistemática en la vida de las mujeres. Por tal motivo, como Observatorio, destacamos la necesidad de consolidar un registro que más allá de aportar datos estadísticos, facilite procesos de identificación, análisis, implementación y evaluación de las políticas públicas que previenen, sancionan y eliminan las violencias contra las mujeres.

La caracterización de los feminicidios

El Observatorio ha realizado el registro de 66 casos de feminicidios en el Huila entre el 2015 y 2021. Esta investigación hace parte del primer boletín de feminicidios “No estamos todas”, presentado y socializado el 24 de marzo del 2021 a la comunidad Huilense. El boletín tiene como objetivo la caracterización del feminicidio según los datos suministrados en la prensa, donde se categoriza la información en una series de datos importantes como el perfil de la victima (edad, ocupación, origen), el perfil del victimario, la relación que tenía la víctima con el victimario, las características del feminicidio (lugar, circunstancia, arma, método de asesinato, etc.), y la judicialización del feminicida.

Entre los resultados encontrados en los últimos tres años (2019 – 2021) se lograron identificar 21 feminicidios en el Huila. Los registros permitieron conocer que ocho de las víctimas tenían edades entre los 21 y 30 años (38%); así mismo, dos fueron niñas menores de 10 años (9%), 5 de ellas eran adolescentes y mujeres jóvenes entre los 11 y 20 años (24%), otras 5 mujeres se encontraban entre los 31 y 40 años (24%), y una de las mujeres asesinadas tenía 49 años (5%).

Otra categoría importante es la identificación de quién comete el feminicidio. En este registro el Observatorio encontró que el 86% de los victimarios eran hombres, en el otro 14% se registraron aquellos casos en los que no se logró encontrar datos asociados a la identidad del feminicida. Este resultado evidencia claramente la violencia machista cultivada en una sociedad patriarcal en la que existen las desigualdades y violencias según el género, y en la que las mujeres son desaparecidas, violentadas y asesinadas por el hecho de ser mujer.

Adicional a esto, una de las categorías centrales en el análisis es la relación que tenía la victima con el victimario. La información obtenida en este punto resalta la necesidad de identificar qué tan cercanos están los abusadores de sus víctimas, en qué espacios se encuentran y a quiénes le confiamos nuestra seguridad. Los resultados son impactantes cuando se refleja que en el 28%, (6) de los casos, el victimario era la pareja sentimental de la víctima; el 23%, (5) corresponde a las exparejas o personas con quienes las victimas sostuvieron un vínculo amoroso; en 5 casos el victimario era un conocido de la víctima (clientes, inquilinos, conocidos de la familia), y solo en 1 caso el feminicida no tenía una relación directa con la víctima. De acuerdo a los datos, los feminicidios a manos de parejas o exparejas representan un amplio porcentaje (52%) del total de casos registrados entre 2019 y 2021-1 en el Departamento del Huila.

Circunstancia del feminicidio

En el proceso de revisión se determinó que de los 21 casos registrados en los periódicos el (38%) corresponde a que en el momento del feminicidio se estaba presentando una discusión; por otra parte, tres casos (14%) indican circunstancias de abuso sexual (dos de las tres víctimas eran menores de edad), mientras que otras dos (9%) se dieron en situaciones de sicariato. Los menores porcentajes (4%) pertenecen a casos donde ocurrió una riña o asalto.

Entre otros análisis se identifica que la vivienda es el lugar menos seguro para la vida de las mujeres. En 9 de los casos el lugar en el que ocurrió el hecho fue la propia vivienda de la víctima (el cual se supone es un espacio de resguardo y seguridad para nuestro bienestar). Otros de los lugares registrados fueron la vivienda del victimario, la vivienda de otra persona, y, zonas boscosas y cafetales. Esto refleja cómo las mujeres son violentadas en cualquier espacio, sea público o privado.

Estos son sólo algunos de los focos de análisis y revisión que hacen parte de todo el proceso de investigación feminista que se lleva desarrollando desde el observatorio de feminicidios; un equipo conformado por psicólogas, estudiantes y profesoras del programa de Psicología que trabaja en pro de la denuncia pública de los feminicidios y las VBG que se identifican en el departamento del Huila.

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram